Archivo de la etiqueta: Problema judío

El Problema judío explicado para Dummies

He adaptado al español el famoso vídeo que catapultó a la fama a Evalion, una chica canadiense de supuestamente 18 años de edad que ha dado mucho que hablar en /pol/ por su – según los rumores – pasado turbio y ligeros rasgos judíos. Yo mismo dudo que ella sea la autora original. Todo parece indicar que se limita a poner su voz, corriendo el guión a cargo de otra persona, sin duda un genio en el arte de la propaganda que se ha atiborrado de redpills. En todo caso, que Evalion escriba o no el guión de sus vídeos es, en mi opinión, irrelevante. El mensaje del vídeo está libre de judiadas y ha logrado viralizar nuestras ideas  a unos niveles nunca antes conocidos. Su expulsión de Jewtube tan sólo consiguió que aún más gente se interesara por sus vídeos, los cuáles aún podéis ver gracias a la labor de resubida emprendida por infinidad de malos Goyim.

En este magnífico vídeo, titulado originalmente “THE MOST ANTISEMITIC VIDEO EVER!”, Evalion explica el problema judío para novatos y escépticos. No es una cuestión moral, se trata de mantener la seguridad de los Estados. El pueblo judío históricamente siempre ha actuado como una quinta columna, organizándose para promover e imponer intereses propios en países ajenos y explotando en último lugar a la población huésped mediante la usura, que hoy encuentra su máxima expresión en el sistema económico global basado en la deuda, ideado por el judío Harry Dexter White en la conferencia de Bretton Woods de 1944, cuando la derrota de Adolf Hitler era segura. Lemas como “todos somos iguales” fueron introducidos por la Judería organizada para obtener los mismos derechos que los autóctonos y así poder infiltrarse en el poder.

El pueblo judío no se ha integrado en más de 2000 años de historia ni lo hará. El problema judío no es religioso, ni cultural, es genético.

Desmontando el Proceso seceSionista de Cataluña: el Independentismo más Disparatado de la Historia Moderna

Existen muchos movimientos independentistas a nivel internacional. De todos ellos, el de Cataluña probablemente sea uno de los más llamativos.

El independentismo catalán es un disparate carente de toda base histórica, racial, religiosa y cultural. El motor del movimiento seceSionista en Cataluña no lo encontramos en el pueblo llano. Sino en las más altas esferas del Régimen. No nace del sentir popular, todo lo contrario. Es un movimiento doctrinario impuesto por una minoría dirigente (no precisamente catalana) desde hace décadas por medio del sistema educativo y los medios de comunicación. Es un proceso artificial e ilegítimo, y como tal, jamás habría florecido sin la complicidad del Estado. 

¿Por qué carece de Legitimidad el Movimiento seceSionista Catalán?

Toda etnia o raza anhela ser soberana de forma instintiva: ser dueños de su cultura, conservar sus tradiciones, proteger su identidad, y, por encima de todo, su herencia genética: la piedra angular sobre la cuál se erige todo lo anterior. Son motivaciones muy legítimas y respetables. ¿Por qué? porque nacen del instinto de conservación: es un comportamiento que nadie les ha impuesto, y que sin embargo está ahí. No necesitan a una TV3 o a la prensa y al sistema educativo para recordarles algo que ya sienten que es lo correcto de forma natural. Éste no es el caso de los movimientos secesionistas artificiales, cuya existencia pende siempre de un hilo. Dependiendo completamente de una campaña mediática agresiva y de un respaldo económico mastodóntico. Desaparece esta influencia, y se difuminan en la nada en menos de una generación.

La carga de los mamelucos de Francisco de Goya.

Sin embargo, tener una causa legítima no es suficiente. La vida es supervivencia, es una competición. La naturaleza es despiadada: comes, o te comen. Si quieres independencia, tienes que demostrar que estás a la altura. A los judíos les ha llevado miles de años alcanzar la poltrona, nadie les ha regalado nada. Y no la ocuparán eternamente, por supuesto. Los imperios van y vienen, todo depende de cuánto tiempo se mantenga intacto el núcleo racial que compone el aparato gubernamental.

Lamentablemente, teniendo en cuenta que el goy medio vive en lo más profundo del mátrix kosher y que las familias judías aristócratas son muy conscientes de la necesidad de preservar su herencia genética, el imperio judío probablemente dure diez veces más que el romano. Siempre nos queda la esperanza de que la Élite ashkenazi sucumba a su propaganda marxista cultural y se mezcle poco a poco con razas de CI80 (como es el caso de Kate Rothschild, aunque no parece tener la intención de tener vástagos).

Nota: la historia de la humanidad es, básicamente, una lucha de razas. La más apta subyuga necesariamente a las demás. Es un comportamiento perfectamente aceptable, moral y natural que nace del instinto de supervivencia, y que asegura la transmisión de los mejores genes a las futuras generaciones. De no ser así, la vida jamás habría prosperado en la Tierra. Rechazar este comportamiento equivale a escupir a la madre naturaleza, o a renegar de nuestra propia existencia.

AJudiada

Existen dos tipos de pueblos: el soberano y el subordinado. A ninguna etnia le gusta ser gobernada por un pueblo extranjero. Los kurdos no quieren ser gobernados por los árabes. Los tibetanos no quieren estar subordinados a los chinos, y a los judíos estoy seguro de que tampoco les hizo ninguna gracia estar sometidos a persas, egipcios, griegos, romanos, españoles, a la Rusia zarista, o a los pueblos germánicos. E igualmente a mí y a cualquier goy en su sano juicio no le gusta cumplir el rol de esclavo en el Régimen judío contemporáneo.

Distribución de haplogrupos en Europa.

Sin embargo, dentro de la península, exceptuando a la etnia gitana (primos-hermanos de los judíos, igualmente parásitos pero parcos de inteligencia) y a la multiculturalidad importada recientemente por el Gobierno judeo-jesuita en España, no podemos hablar de grandes diferencias raciales. El español es un pueblo muy homogéneo desde el punto de vista genético, más relacionado genéticamente con otros pueblos atlánticos como portugueses, franceses, irlandeses y escoceses que con pueblos mediterráneos. Estudios genéticos revelan que descendemos mayormente de íberos y celtas. Otros pueblos apenas dejaron huella genética en los españoles, como es el caso de los árabes (el mito progre queda, pues, refutado) y cartagineses/fenicios y romanos. Muy a mi pesar, también existe cierto componente judío. A nivel genético un estigma imborrable, fruto del cuál hemos desarrollado muy seguramente la picaresca, la falta de honradez. Y se lo debemos en gran parte a la doctrina antirracista de la pérfida Iglesia Católica Romana, que desde el principio ha rechazado la existencia de razas en pro de sus aspiraciones globalistas. Según la cual, un judío bautizado dejaba de ser judío. ¡Menuda judiada!

¿Cómo es la composición genética de los españoles?

España está genéticamente muy relacionada con el resto de los pueblos de la Europa más occidental (Irlanda, Gales, Bretaña francesa y Portugal) mucho más que con ningún otro pueblo. Los análisis genéticos apuntan a una fuerte ascendencia paleolítica entre la población de la Península Ibérica. El haplogrupo R1b del cromosoma Y alcanza frecuencias del 60% en la mayor parte de la Península Ibérica, llegando a alcanzar hasta el 90% en el País Vasco. Esto muestra un vínculo ancestral entre la Península Ibérica y el resto de Europa Occidental, y en particular con la Europa Atlántica, con la que comparte altas frecuencias de estos haplogrupos. Irlanda, Gales, Francia y la región norte de Portugal son los lugares más similares genéticamente a España. El español es un pueblo muy homogéneo desde el punto de vista genético (mucho más que el italiano, por ejemplo) y más relacionado genéticamente con otros pueblos atlánticos como portugueses, franceses, irlandeses y escoceses que con pueblos mediterráneos.

Incluso hay quien sugiere que las poblaciones primigenias del norte de la Península Ibérica y el sur de Francia colonizaron el resto de Europa Occidental al final de las últimas glaciaciones. Un estudio elaborado por la Universidad de Oxford, sugiere que parte de la población británica desciende directamente de un grupo de pescadores ibéricos que viajó por mar hasta las Islas Británicas hace aproximadamente 6.000 años. El equipo de investigadores liderado por el profesor Sykes llegó a esta inesperada conclusión mediante el análisis de material genético de habitantes de la costa cantábrica española y comprobaron que el ADN de ambos grupos era prácticamente idéntico, especialmente en la costa occidental de las islas. Esta oleada migratoria se convirtiría en la base de la población británica y la huella genética más común en los británicos llevaría por tanto la marca de aquellos celtas (…)

Lo que la ciencia nos demuestra y deja claro es que la composición genética de los Íberos antiguos era muy similar a la que se encuentra en la moderna Península Ibérica, lo que sugiere una fuerte continuidad genética a largo plazo desde la época prerromana. Por España pasaron muchos pueblos, pero muchos dejaron poca o ninguna huella genética, parece ser el caso deárabes y cartagineses/fenicios o romanos. Los que realmente nos dejaron huella fueron los antiguos Celtas e Iberos. Los íberos formaban parte de los habitantes originales de Europa occidental y eran similares a las poblaciones celtas del primer milenio antes de Cristo de Irlanda, Gran Bretaña y Francia. Posteriormente, los celtas cruzaron los Pirineos en dos grandes migraciones: en el IX y el VII siglo a. C. Los celtas se establecieron en su mayor parte al norte del río Duero y el río Ebro, donde se mezclaron con los íberos para conformar el grupo llamado celtíbero.

Los españoles somos celtíberos al 70%. Ni los fenicios/cartagineses, ni los griegos, ni los godos, ni los romanos, ni los árabes modificaron sustancialmente la composición genética de los celtíberos por muchas razones diversas, entre otras, que estas poblaciones invasoras nunca fueron relevantes numéricamente respecto del resto de la población (…)

Uno puede entender que los tibetanos y los kurdos quieran la independencia. Son pueblos étnica y culturalmente diferentes a los que conforman el Gobierno al que están subordinados. Sus motivaciones son legítimas. ¿Pero y los catalanes? ¿Constituyen una etnia claramente diferenciada del resto de habitantes de la península? no. ¿Tiene el movimiento secesionista “catalán” una base étnica/racial que lo sustente? no. ¿Existe alguna base religiosa? tampoco, la Generalitat está copada por jesuitas amantes del multiculturalismo, y parecen estar especialmente interesados en convertir Cataluña en un nuevo emirato.

Aquí tenemos a Salvador Dalí asistiendo a una fiesta para aristócratas celebrada en Château de Ferrières en 1972, una mansión propiedad de la familia Rothschild. Entrad aquí para ver más fotos, no tienen desperdicio.

¿Buscan proteger su identidad cultural? más bien parece todo lo contrario. Tan sólo parecen preocupados por vender a Salvador Dalí como producto “nacional”. Un artista mediocre al servicio de la Casta Illuminati, con la que estableció contacto muy seguramente durante su estancia en Jew York de 1940 a 1948. Muchas de sus obras contienen una fuerte simbología de corte masón/Illuminati, y se codeaba con las familias más poderosas de Europa. Y es que para triunfar en el arte más que talento hacen falta contactos. Nadie puede alcanzar el renombre de Dalí sin el apoyo del Establishment.

Por tanto, ¿podemos llamar al movimiento secesionista de Cataluña “catalán”? no. Como mucho, podremos hablar de movimiento secesionista de Cataluña, a secas. 

Un movimiento secesionista carente de una base racial/étnica es ilegítimo en todo caso. Una nación no es un territorio geográfico. A un país lo definen sus habitantes, su raza, su herencia genética. España es España por los españoles. Si borras del mapa la herencia celta/íbera de la población de la península, cometes un genocidio. Y con él, destruyes España.

España poblada por chinos no es España. España poblada por nigerianos no es España. La agenda “multicultural” que predica la igualdad, la tolerancia, la fraternidad y el mestizaje busca precisamente eso, destruir la identidad genética de las naciones europeas, el único obstáculo que aún impide la realización del Nuevo Orden Mundial (Gobierno Global).

La Falsificación de la Historia

Ahora que queda demostrado que el movimiento independentista de Cataluña no tiene ninguna base étnica/racial, ni cultural, ni religiosa, analicemos sus motivaciones históricas. Como movimiento secesionista ilegítimo subordinado al NWO, el nacionalismo catalán sólo puede justificarse recurriendo a la historia y a particularidades lingüísticas.

Los condados catalanes, al contrario que Castilla, León o Navarra, nunca conformaron un Reino independiente. Y estos últimos no andan pidiendo la secesión de España. No existió nunca el Reino de Cataluña ni una Corona Catalana-Aragonesa. Cataluña era una especie de confederación de Condados a cuyo frente estaba el Conde de Barcelona. La unión de Cataluña y Aragón se produce porque la hija de Ramiro II, Rey de Aragón, Petronila, contrae matrimonio en 1150 con Ramón Berenguer IV, Conde de Barcelona, no Rey de Cataluña. La Reina es Petronila no su marido, que pasa a ser consorte de la Reina. En esta línea, Alfonso II es, en 1164, Rey de la Corona de Aragón, y así hasta Fernando el Católico, casado con Isabel I de Castilla, los Reyes Católicos, que acometen la unidad nacional.

Sigue leyendo