Archivo de la etiqueta: palabras-policía

¡Eurófobo! ¡Euroescéptico! Más Palabras-Policía. ¿Cómo funciona la Propaganda del Sistema?

Como expliqué en mi artículo Palabras-Policía y Control Mental – Cómo el Gobierno se adelanta a la Disidenciael Sistema siempre asocia las ideas opuestas a su Agenda Política a un valor moral negativo. Para conseguirlo se vale de un arsenal muy variado de lo que yo llamo Palabras-Policía, que básicamente cumplen la misma función que la palabra hereje (ahora en desuso dado que la Religión ya no constituye la Base Ideológica del Estado). Con las Palabras-Policía el Sistema blinda su hegemonía ideológica, fundamental para alcanzar sus objetivos políticos sin oposición.

La verdadera oposición rara vez es mencionada en la prensa o en TV (instrumentos de propaganda), evidentemente no conviene hacerles publicidad. Pero si lo hacen, siempre serán descritos como grupos marginales y despreciables. Su mención siempre irá acompañada de Palabras-Policía, y es que la estigmatización de la oposición ideológica es un imperativo. De este modo se logra que el individuo medio rechace de forma instintiva toda información que pudiera comprometer los intereses políticos del Sistema.

Recordad que el uso de las Palabras-Policía es muy habitual en los Panfletos del Estado. El control de los medios de información no es absoluto, el Gobierno carece de semejante capacidad de control. Tan sólo se limitan a controlar los que alcanzan un nivel determinado (mínimo) de influencia.

En la TV todo, sin excepción, es producido y supervisado por el Sistema. Lo último que uno se va a encontrar en el Cagadero oficial de la Judiada es información. Su única función es formar una opinión que favorezca los objetivos políticos de la Clase dirigente (en esencia judía), más es hacerse pajas mentales. Las aparentes diferencias ideológicas que uno puede encontrarse en diferentes periódicos y canales de TV pueden llevar al engaño. La realidad es que todos comen de la misma mano. Si quieres hacer llegar tu mensaje a un amplio espectro de la población, crear periódicos de, supuestamente, diferentes corrientes ideológicas, es fundamental. Ningún votante socialista va a leer el ABC, e igualmente ningún votante del PP se va a molestar jamás en leer una sola página de El País o en ver el Telediario de la Sexta. El Sistema necesita disponer de esta aparente pluralidad de medios para distribuir su propaganda de forma eficaz. Esta “variedad” es al mismo tiempo un arma de doble filo que establece los límites de opinión para cada estrato ideológico de la población.

Sigue leyendo

Gallardón ahora castigará la Apología del “Fascismo”, o cómo el Sistema neutraliza a la verdadera Oposición

Este vendepatrias antiespañol es un perfecto títere de la Judiada, que no os extrañe si acaba llegando a Presidente.

Gallardón sigue haciendo méritos para llegar a Presidente. Después de tipificar como delito el antisemitismo, el “negacionismo” y de regalar la nacionalidad española a cientos de miles (o millones) de supuestos descendientes de judíos sefardíes, ahora toca castigar con cárcel la apología del “Fascismo“. Evidentemente cuando nombro a Gallardón me refiero a la Judería Organizada. Y cuando el Gobierno habla de “fascismo” se refiere a los Grupos ideológicos que se oponen al Sistema.

Como expliqué en mi artículo Palabras-Policía y Control Mental – Cómo el Gobierno se adelanta a la Disidenciael Estado se vale de la Palabra-Policía “hereje” y derivados (racista, machista, fascista, intolerante, xenófobo, etc) para blindar su Hegemonía Ideológica, pudiendo alcanzar de este modo sus objetivos políticos sin oposición.

Cuando las Palabras-Policía no logran cumplir su función de control mental (represión de los “malos pensamientos”, asociando a la “herejía” las opiniones que pudieran estorbar a la Agenda Política de la Clase Dominante) entonces entra en escena la Ley, que es el método utilizado para evitar que la “herejía” se extienda.

Palabras-Policía como fascistaintolerante o racista no se utilizan para criticar el comportamiento que describen en el diccionario. Es una forma sutil de neutralizar la oposición. Con conducta “fascista” el Estado se refiere específicamente a los grupos ideológicos que ponen en peligro su monopolio ideológico. Con conducta “racista” se refiere a los que se oponen al Genocidio del pueblo español, a los que se resisten a ser discriminados en su propio país. Con “intolerante” no se refieren a los que no toleran ideas ajenas, sino únicamente a los que se oponen a la Ideología del Estado.

Os dejo el artículo (panfleto), no tiene desperdicio.

La reforma del Código Penal de Gallardón castiga con cárcel la apología del fascismo

El Anteproyecto de Ley endurece las penas y persigue la “trivialización” y el “enaltecimiento” de conductas racistas “La simple manifestación pública de actitudes xenófobas tendrá repercusiones penales”, explican desde la Unión Progresista de Fiscales

Palabras-Policía y Control Mental, cómo el Gobierno se adelanta a la Disidencia

“Racista”, “xenófobo”, “homófobo”, “machista”, “fascista”, “nazi”, “intolerante”, …

Son armas psicológicas con las que el Establishment blinda su hegemonía ideológica y moral (requisito indispensable para la supervivencia de un Estado, junto con el monopolio de la violencia). Vienen a sustituir lo que antes se conocía como “hereje”.

Otras Palabras-Policía interesantes son “antisemita” y “conspiranoico”. La primera utilizada sistemáticamente por la Judería Organizada como arma de doble filo, para protegerse de las críticas y de ser identificados públicamente. Y el segundo (todo un clásico) para desacreditar a los que ponen en duda la versión oficial que el Gobierno establece con la ayuda del dominio de los medios de masas.

La ideología del Estado es dogmática. Es decir, se pasa la Realidad y la lógica más elemental por los cojones, practica el proselitismo, y se acepta por fe. Exponer el absurdo de la moral de Rebaño que el Sistema difunde entre la Población resulta alarmantemente fácil (como ocurre con todos los Dogmas). Para impedir semejante situación, las Palabras-Policía entran en escena.

Estas palabras comparten las siguientes características:

  • Los Medios de “Información” (Propaganda) las utilizan muy a menudo
  • Tienen connotaciones negativas
  • Se pueden usar a discreción (significado amplio y ambiguo)
  • Favorecen la Agenda Política del Gobierno

Se trata de herramientas de represión, descalificativos que imposibilitan el buen debate cuando éste sobrepasa los límites de la línea de opinión oficial (también conocido como lo “políticamente correcto”) impuesta por el Sistema. 

Esta línea de pensamiento ha sido diseñada específicamente para los estratos inferiores de la sociedad (la clase trabajadora esclava), y protegen la posición privilegiada de la minúscula (en número) Clase Gobernante, que se rige por unos principios radicalmente realistas y maquiavélicos.

Sigue leyendo