Archivo de la etiqueta: guerra psicológica

¡Jamás participéis en Elecciones de ningún tipo! ¡Estáis legitimando el Sistema!

Las elecciones europeas son una soberana pantomima (como todas las elecciones memocráticas). La Unión Europea ha nacido para expandirse y arrebatar toda la soberanía de los países que contiene. Los objetivos políticos en los que se basa la UE no dependen lo más mínimo de los resultados de las elecciones.

¿Por qué hay elecciones europeas? pues para que creamos que podemos tomar parte en sus decisiones políticas. Tiene básicamente una función placebo.

Placebo.
1. m. Med. Sustancia que, careciendo por sí misma de acción terapéutica, produce algún efecto curativo en el enfermo, si este la recibe convencido de que esa sustancia posee realmente tal acción.

Esta definición, adaptada a cualquier proceso electoral, quedaría así

Votación Placebo
1. Votación que, careciendo por sí misma de toda influencia política, crea cierta sensación de participación en la toma de decisiones del Gobierno, contribuyendo de este modo a la sumisión del ciudadano al Poder, y liberando de toda responsabilidad a sus verdaderos ejecutores. Siempre que el votante esté convencido de que así es.

¿Por qué tenemos que seguir aguantando el paripé de las elecciones cada X años? ¿por qué tenemos que seguir yendo a elegir papeletas teniendo internet? ¿por qué el Sistema celebra elecciones, cuando sabe de sobra de antemano cuál va a ser el resultado?

Os voy a contar un secreto: la Democracia tan sólo es la evolución natural de los Regímenes anteriores. El día de las elecciones no elegimos quién nos va a gobernar. El día de las elecciones el Gobierno se renueva el contrato. Tan sólo cumple una función psicológica. Es un placebo.

¿Por qué el Sistema escenifica la farsa electoral? 

  • Porque necesita agarrarse a algo con lo que poder legitimar su posición de Poder. El principio democrático viene a sustituir lo que antes se conocía como derecho divino. El resultado de las votaciones es irrelevante. Siempre gana el Sistema.
  • Este manto de “legitimidad” con el que se cubre el Gobierno una vez celebradas las elecciones, aumenta drásticamente el nivel de sumisión de los ciudadanos que habitan dentro de su área de influencia. Siempre y cuando la población crea que por medio de éstas pueden influir en las políticas del Estado (un juego de niños si monopolizas los medios de información, como es el caso).
  • Las Elecciones liberan al mismo tiempo de toda responsabilidad a los verdaderos ejecutores de la agenda política.
  • El Gobierno también se blinda en cierta medida contra las críticas. Recayendo éstas en el vecino, que, al contrario que tú, carecía de la sabiduría necesaria para echar la papeleta.
  • El Proceso electoral promueve la división entre la Población. El Estado nos enseña a ver enemigos a izquierda y derecha. Mirar hacia arriba se convierte en Tabú.
  • El Sufragio universal asegura el control total del proceso “democrático”. Cuantos más puedan votar, mejor. Las mentes de la mayoría siempre le pertenecerán al Sistema, que monopoliza los medios de masas y adoctrinamiento.

Resumen: ir a votar siendo súbdito es lo mismo que ser negro y pagar por una sesión de rayos uva. El único que puede beneficiarse de unas elecciones es el Gobierno. Cuanto mayor sea el porcentaje de participación, mejor podrá justificar su posición.

¿Qué pasaría si nadie votara? pues que el Gobierno perdería toda su legitimidad. Para mantenerse en la poltrona ya sólo le quedaría emplear la fuerza bruta.

¿Qué hacer el día de las Elecciones?

¿Eres un currante? no votes.

¿Formas parte de la Casta? vota a primera hora de la mañana.

EuroviSión 2014 – El Establishment Judío vuelve a superarse

Eventos masivos como los JJOO, la Super Bowl americana o EuroviSión son pura Ingeniería Social. Todo en ellos se planifica al milímetro. Nada, absolutamente nada se deja al azar (la votación es una pantomima para atraer audiencia).

La Ingeniería social es un término empleado en ciencias políticas en un doble sentido. Primero: esfuerzos para influir actitudes; relaciones y/o acciones sociales en la población de un país o región y, segundo, una manera de implementar o aproximar programas de modificaciones sociales. Ambas acepciones implican tentativas a gran escala, sea por gobiernos o grupos privados.

Eurovisión, al igual que cualquier otro espectáculo que atraiga a decenas de millones de paletos a la pantalla, es un Esperpento rebosante de propaganda, simbología castucil e Ingeniería Social.

Italia intentando hacerse con el primer premio

Como muy bien expone el magnífico artículo de Dr. Lasha Darkmoon (Judíos, Maestros del Porno: la Promoción Sistemática de la Desviación Sexual), el Establishment judío revienta la identidad sexual (y racial) del individuo para impulsar su Agenda Política de Dominio Mundial (sin olvidarnos de la hiperestimulación sexual). Todos los esfuerzos del Gobierno se centran en convertirnos en una masa de bastardos sin identidad ni cultura ni principios ni ideales. O, lo que es lo mismo, en un rebaño de perfectos borregos listos para ser trasquilados a la carta sin la menor oposición.

El lamentable espectáculo escenificado por Conchita Wurst tan sólo es otra vuelta de tuerca más en la instauración del anhelado Nuevo Orden Mundial.

Con el tema “Rise like a Phoenix” o su posición número 11 en la lista de concursantes, el patrocinio del Establishment es más que evidente.

El Fénix es una criatura mitológica muy utilizada dentro de la masonería. Un caso muy evidente pudo observarse en los JJOO 2012 de Londres, donde, al ritmo del tema “Rule the World” (Domina el Mundo) de Take That, el Sistema reproducía sus símbolos a un ritmo desenfrenado.

El Fénix también jugó un papel importante en la Inauguración de los JJOO 2012. Aquí se puede apreciar una clara referencia a la logia masónica Ordo Templi Orientis

¿Conclusión? para la próxima permaneced atentos y apostad por el concursante que mejor represente los intereses políticos de la Judiada. Así, por lo menos, os podréis sacar unas perras.

Palabras-Policía y Control Mental, cómo el Gobierno se adelanta a la Disidencia

“Racista”, “xenófobo”, “homófobo”, “machista”, “fascista”, “nazi”, “intolerante”, …

Son armas psicológicas con las que el Establishment blinda su hegemonía ideológica y moral (requisito indispensable para la supervivencia de un Estado, junto con el monopolio de la violencia). Vienen a sustituir lo que antes se conocía como “hereje”.

Otras Palabras-Policía interesantes son “antisemita” y “conspiranoico”. La primera utilizada sistemáticamente por la Judería Organizada como arma de doble filo, para protegerse de las críticas y de ser identificados públicamente. Y el segundo (todo un clásico) para desacreditar a los que ponen en duda la versión oficial que el Gobierno establece con la ayuda del dominio de los medios de masas.

La ideología del Estado es dogmática. Es decir, se pasa la Realidad y la lógica más elemental por los cojones, practica el proselitismo, y se acepta por fe. Exponer el absurdo de la moral de Rebaño que el Sistema difunde entre la Población resulta alarmantemente fácil (como ocurre con todos los Dogmas). Para impedir semejante situación, las Palabras-Policía entran en escena.

Estas palabras comparten las siguientes características:

  • Los Medios de “Información” (Propaganda) las utilizan muy a menudo
  • Tienen connotaciones negativas
  • Se pueden usar a discreción (significado amplio y ambiguo)
  • Favorecen la Agenda Política del Gobierno

Se trata de herramientas de represión, descalificativos que imposibilitan el buen debate cuando éste sobrepasa los límites de la línea de opinión oficial (también conocido como lo “políticamente correcto”) impuesta por el Sistema. 

Esta línea de pensamiento ha sido diseñada específicamente para los estratos inferiores de la sociedad (la clase trabajadora esclava), y protegen la posición privilegiada de la minúscula (en número) Clase Gobernante, que se rige por unos principios radicalmente realistas y maquiavélicos.

Sigue leyendo